John Horvat (*)

 

La gesta de

Plinio Corrêa de Oliveira

continua viva

 

 

 

 

 

 

Publicado en CATOLICISMO, Noviembre de 2021

  Bookmark and Share

 

Muchas veces somos llevados a pensar que nuestra acción contra-revolucinaria ocurre en el vacío: hacemos una campaña y nadie parece darle importancia. Los medios, que resaltan como noticia cualquier insignificancia, nada dicen. Y la izquierda, cuando no lo ignora, intenta como máximo pasar recibo utilizando el arma del ridículo. Y todo acontece como si nuestras acciones no tuviesen importancia ni impacto sobre la opinión pública.

Lo que aprendemos con Plinio Corrêa de Oliveira, en su escuela de pensamiento y acción es que en esos momentos debemos hacer un acto de Fe, para convencernos de que si, causamos impacto. Aunque el mundo no reconozca nuestras tomas de actitud, San Pablo nos enseña a decir que somos presentados como espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres, y Dios se regocija con nosotros.

Sin embargo, aunque la contemplación de Dios sea de suma importancia, Él nos pide, también que hagamos apostolado para que sea hecha su voluntad aquí en la Tierra como en el Cielo, pues la Fe sin las obras seria vana. Nuestra misión no se ciñe a uno o a un grupo de individuos, más abarca toda la opinión pública. De vez en cuando Dios permite que el resultado de nuestras obras se desvele delante de nosotros, lo que nos regocija y anima.

Impacto de la acción contra-revolucionaria

Conscientes de eso, los agentes de la Revolución gnóstica e igualitaria hacen un esfuerzo especial para no reconocer la obra de la militia Christi, a la que Plinio Corrêa de Oliveira se consagró bravamente durante toda su larga existencia, y en la que, de cierta forma, aún milita por medio de sus discípulos. Y los revolucionarios continúan orquestando campañas de silencio al respecto de él y de su obra, ya que el reconocimiento da nuestra eficacia serviría de aliento para el buen combate.

El Dr. Plinio conocía bien la crueldad de esta táctica y por eso nos exhortaba a prestar atención cuando los revolucionarios reconocían el impacto de nuestras acciones, quebrando la mentalidad de que ellas no sobrepasaban los límites de una venta estrecha. De nuestra parte, percibimos que los revolucionarios nos observan y nos dan importancia, acreditando a veces más de lo que algunos de nosotros en la eficacia de nuestra acción.

Además, este tema fue el objeto del crédito que prestamos a Plinio Corrêa de Oliveira en solemne sesión en São Paulo, en el último 3 de octubre, con ocasión del 26º aniversario de su fallecimiento. En esa ocasión, dije que haría un homenaje algo tanto diferente, pues sería con palabras de alguien que se colocaba en las antípodas de todo aquello que el Dr. Plinio defendió. El homenaje toma la forma de un reportaje sobre un libro recién publicado, Moral Majorities across the Americas – Brazil, The United States, and the Creation of the Religious Right (Mayorías morales en las Américas – Brasil, Estados Unidos, y la creación de la Derecha Religiosa).

Un libro que constata hecho

No recuerdo haber visto un autor que reconociese con tamaña claridad la obra de Plinio Corrêa de Oliveira. Además, un revolucionario confesando su reconocimiento de quién fue este apóstol de la Contra-Revolución cuya acción le causa temor. En ese sentido, demuestra mayor credibilidad, pues es insospechado. Para mostrar el impacto de la acción contra-revolucionaria, el autor no hace acto de Fe. Apenas constata los hechos. Sin duda, el libro sirve para fortalecer la Fe en nuestros ideales.

El autor no podría presentar credenciales más revolucionarias. Tratase de un personaje muy izquierdista, Benjamín Cowan [foto junto a la portada del libro], profesor de historia en la Universidad de California, en San Diego. Estudió en Harvard y en otras universidades prestigiosas, se especializó en estudios de conservadorismo e ideología de género. De hecho, él no podría ser más contrario a la lucha de Plinio Corrêa de Oliveira, lo que no le impide reconocerlo en toda su estatura.

El aspecto extraordinario del libro es el reconocimiento del papel vital del Brasil en el impacto espectacular que la derecha religiosa mundial está obteniendo, en cuyo cerne están el Dr. Plinio y las Sociedades de Defensa de la Tradición, Familia y Propriedad (TFP). Luego en la primera página, Cowan cita al príncipe Don Bertrand de Orleans e Bragança como símbolo de todo lo que es contra-revolucionario en el Brasil actual. “La belleza de la sociedad”, afirma el príncipe, “no está en la igualdad, sino en las diferencias que deben ser proporcionales, jerárquicas, armónicas y complementarias. Exactamente como en una sinfonía”.

Para el Prof. Cowan, el gran mal de Dom Bertrand reside en su idea de desigualdad, y reclama por el hecho de oponerse a actitudes políticamente correctas, como el “matrimonio” homosexual y el aborto. Cowan demuestra especial disgusto con la afirmación de Don Bertrand de que en el Brasil moderno “se volvió atrayente ser de derecha y conservador”. Tal afirmación parece lo ha dejado temeroso. Percibiendo la fuerza y la atracción de la derecha religiosa hoy, él se pregunta como llegamos hasta este punto.

Popularidad de los ideales conservadores

Según Cowan, es preciso responder a esta pregunta, pues la ‘dramática’ situación política actual nada tiene que ver con las travesuras de Trump, de Bolsonaro o de políticas de derecha. Todo eso le parece muy superficial, una vez que lo alarmante es a popularidad de los ideales conservadores, representando algo muy profundo, que la mayoría de los estudiosos no se preocupa en estudiar. Y apunta algunas razones por las cuales la izquierda debe preocuparse. De ellas destaco tres:

1 — “La construcción del conservadorismo cristiano transnacional se tornó tal vez, política y culturalmente, el fenómeno más influyente de nuestro tiempo”. O sea, la derecha religiosa es una fuerza poderosa que debe ser tenida en cuenta.

2 — Lo que era considerado reaccionario y fundamentalista hace 50 años ahora es moneda corriente. Todos hablan de cuestiones religiosas y morales. Ora, eso no era para acontecer. Esos temas deberían haber sido resueltos en los años de 1960.

3 — Los conservadores brasileños, trabajando con correligionarios en el exterior, lanzaron las bases para la normalización de la agenda religiosa conservadora en el escenario internacional.

Benjamín Cowan dice que los brasileños no fueron los únicos en crear el conservadorismo religioso moderno, pero desempeñaron un papel esencial en esa creación y que eso fue hasta ahora ampliamente ignorado por los académicos. En otras palabras, él dice que las circunstancias dejaron a la izquierda en situación difícil. ¿Como llegamos a este punto? Eso no se dio de la noche para el día, y uno de los caminos para llegar hasta donde llegó fue trazado en el Brasil por Plinio Corrêa de Oliveira.

Destaco tres puntos principales del libro en agenda. Voy a dejar al autor decir aquello que tal vez yo no supiese o no pudiese. Voy a permitirle contar hechos que yo desconocía. Dejarlo sacar conclusiones que yo no osaría. Constatemos aquello que el lamenta tener que decir, o sea, las victorias de Plinio Corrêa de Oliveira que no habíamos imaginado.

Dr. Plinio (círculo) en la Plaza de San Pedro, junto con algunas de las personas que le acompañaron durante el Concilio.

Acción contra-revolucionaria marcante

La primera de ellas es el reconocimiento de su actuación antes y durante el Concilio Vaticano II. El reconoce en Plinio Corrêa de Oliveira un hombre de gran envergadura intelectual, algo que los revolucionarios siempre procuran esconder. Insiste en que es preciso tener en mente que esa su actividad contra-revolucionaria comenzó en los años 1930 y, por tanto, son “defensores de tiempo atrás de la derecha católica brasileña, cuya sustancia intelectual moldearon juntos en aquella década al dirigir el periódico ‘O Legionário’”.

Una de las afirmaciones del autor es que el Dr. Plinio comenzó a oponerse al Concilio antes de iniciarse este, pues, al prever lo que podría acontecer, tomó las medidas necesarias, anticipando “su vigoroso y vital activismo católico arquiconservador en el Vaticano II”.

Enseguida, el Prof. Cowan destaca el impacto del libro Reforma Agrária – Questão de Consciência (RAQC – Reforma Agraria – Cuestión de Conciencia), no dejando dudas de que esta obra representó un gran golpe en la Revolución, “un grito de batalla anticomunista por una renovación del catolicismo y contra la redistribución de la riqueza” (sic). “Tal polémica cruzada repercutió en el Brasil a mediados del siglo XX”. Y prosigue:

“[Los autores de RAQC] ganaron los titulares como representantes del conservadorismo social y político respaldado en el tradicionalismo católico, además de influencia política en el régimen militar y entre las fuerzas de seguridad. Sus actividades también tuvieron gran repercusión internacional; ellas ayudaron a moldear y sustentar la reacción global católica y cristiana contra la modernización y laicización”.

Surgimiento de la entidad TFP

En tanto que muchos fingen no percibir, Cowan ve en la fundación de la Sociedade Brasileira de Defesa da Tradição, Família e Propriedade (TFP) un gran acontecimiento en la historia de Brasil. Es interesante notar como el mito de la TFP hace parecer a nuestra acción mayor de lo que realmente era. Donde había centenares de miembros de la TFP en las calles, él ve millares, y en tanto otros igualmente fingían ignorar nuestros símbolos, como el estandarte y la capa, el afirma ser un espectáculo.

Narra el autor que en 1960 el Dr. Plinio fundó la TFP, entidad laica agrupando dirigentes veteranos y millares de jóvenes reclutas del sexo masculino, llamados a defender el catolicismo tradicional por medio de protestas, un monaquismo militarista culto y una pompa espectacular (en trajes medievales), con proselitismo y hasta la práctica de técnicas de defensa personal.

Sobre el Concilio Vaticano II, él cuenta su historia con nombres y episodios, ofreciendo detalles sobre los miembros de la TFP que desempeñaron un papel importante en la reacción contra-revolucionáaria en aquella circunstancia. Se fija especialmente en el Coetus (despacho que servía de punto de encuentro y asesoría de prensa para todos los conservadores que se encontraban en Roma en esa ocasión), señalando que su idealizador fue el Dr. Plinio, y miembros de la TFP su espina dorsal.

Plinio Corrêa de Oliveira lidera un acto en homenaje a las víctimas del comunismo, en el centro de São Paulo

Acción antes y durante el Concilio Vaticano II

Me llama la atención el hecho de que el Prof. Cowan haya visto con claridad el papel del Coetus, pues no lo consideró apenas un despacho para tratar de asuntos litúrgicos o de problemas católicos específicos, pero una contra-revolución que alcanzaba todos los temas principales. El autor describe:

“Esa plataforma (el Coetus) acabó definiendo el arqui conservadurismo católico y, más ampliamente, cristiano. Sus principales características incluían anticomunismo, moralismo estridente y detallado, antiecumenismo, defensa de la jerarquía […] y antisecularización”.

Sobre la actuación de Don Geraldo de Proença Sigaud en el Concilio, el autor registra: “No podemos resolver los problemas del [Coetus] apenas con asesores italianos. […] En primer lugar, es una cuestión de confianza. Mi equipo [miembros de la TFP] trabaja conmigo hace varios años y hace su trabajo con gran eficiencia y discreción ya en las tres últimas sesiones. Es también una cuestión de economía, pues las personas a que me refiero trabajan por pura dedicación a nuestra causa. Y eso yo no encuentro aquí [en Roma]. Y los brasileños son especialistas, cada cual en un área diferente del Concilio. […] Esos operadores de confianza del Brasil han sido y es preciso continúen siendo la espina dorsal del Coetus”.

El autor afirma que la TFP actúa a semejanza de la izquierda religiosa. Verdaderamente, esta última había organizado una campaña semejante, sólo que de porte mucho mayor. Si el Dr. Plinio no hubiese visto y tomado la providencial iniciativa de organizar el Coetus, simplemente no habría habido resistencia al Concilio, pues la derecha de entonces parecía dormir.

En efecto, prosigue el autor: “En otras palabras, los líderes brasileños en el Vaticano II desarrollaron activamente una base de neoconservadurismo sustentada en décadas de antimodernismo católico y en la propria historia reciente de la derecha del Brasil.”

O Prof. Cowan concluye así la parte de su libro relativa al Concilio: “Aquí vemos católicos brasileños, en un escenario mundial, adoptando una primera versión de esa plataforma — combinando, con una presunción perfecta, anticomunismo, moralismo, antiecumenismo, jerarquización, animosidad en relación a la generosidad liderada por el Estado; organicismo triunfal en relación a los derechos de primogenitura, propriedad privada y capitalismo; y una afinidad lamentable por lo sobrenatural en cara del secularismo percibido. […]”.

En efecto, el autor constata que el Dr. Plinio vio mucho antes del Concilio, pues venía preparándose antes de su realización, y supo unir temas temporales y espirituales, resultando un movimiento que englobaba todos los aspectos de la Revolución. El Prof. Cowan lo ve todo y lo registra, a pesar de repudiarlo. En tanto, al hacerlo, nos proporciona una visión más completa del pensamiento y de la obra a que nos consagramos.

Acción después del Concilio y las coaliciones

En otra sección del libro se encuentra la descripción de la acción contra-revolucionaria después del Concilio. Se trata de la enorme expansión de las TFPs y de sus conexiones con movimientos de derecha en todo el orbe. El estudioso destaca sus conexiones con la Nueva Derecha en los EUA, en las personas de Paul Weyrich y Morton Blackwell, presentando a la TFP como encontrándose en el centro de la virada a la derecha de los años de 1980. Al realzar el papel de esos americanos, el libro muestra lo que ellos hicieron para impulsar el movimiento en los EUA.

Comenzaron por juntar a los conservadores del campo moral y político preocupados apenas con gobernanza, finanzas y políticas públicas, con conservadores del campo moral y social que exigían acciones focalizadas en el aborto, homosexualidad y cuestiones religiosas. Este fue un marco significativo que mudó los EUA y el mundo.

Otra iniciativa de esos dos líderes fue la de establecer ligaciones internacionales entre los conservadores de todo el mundo, algo que nunca existió antes, argumentando que la izquierda siempre se organizó en el sistema de coaliciones internacionales, y se beneficiaba de la solidaridad entre los grupos nacionales. En cuanto a los izquierdistas compartían sus ideas y estrategias, los conservadores de varios países malamente se conocían. De ahí la idea de una coalición internacional conservadora, una red que funcionaría como un equipo.

Como resultado de ese deseo de conocer conservadores del exterior, la Nueva Derecha americana acabó por conocer a la TFP. Ellos procuraban contactos conservadores en la América Latina y encontraron la TFP. Ora, en este preciso momento, el Dr. Plinio quería tener una presencia más marcante en Washington, enviando al Dr. Mario Navarro da Costa como su representante. A esa altura, con sorprendentes detalles, el Prof. Cowan describe los contactos de la TFP con la Nueva Derecha americana.

Escribe el autor que “Paul Weyrich pasó a establecer una relación amistosa y productiva con sus colegas brasileños de la Sociedade Brasileira de Defesa da Tradição, Família e Propriedade (TFP) o, mejor, con la serie transnacional de organizaciones en que la TFP estaba volviéndose”. En ese trabajo, el colaboró estrechamente con la TFP en sus varias versiones nacionales y domésticas.

“El Sr. Weyrich era también buen amigo de la TFP americana. Desde el inicio de los años 80, él se reunía regularmente con Mario Navarro da Costa, del Bureau de la TFP en Washington, con quién hizo varios viajes a América Latina y a Europa, visitando y siendo presentado a sus redes de amigos. También visitó a la TFP brasileña en 1988, habiéndose encontrado con el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira. En agosto de 1988, Weyrich volvió (por lo menos por cuarta vez) a Brasil, donde se dirigió a cerca de mil miembros de la TFP reunidos en São Paulo”.

Hay también un relato de la visita de Morton Blackwell al Brasil ‘con la esperanza’ de adoptar las técnicas de la TFP brasileña. Particularmente impresionado con los programas de reclutamiento y formación de la TFP, Blackwell desenvolvió igualmente una aproximación con Navarro da Costa. Es impresionante ver la acción del Dr. Plinio junto a todas esas personas. En el entretanto, impresiona aún más la observación de que el fundador de la TFP los había precedido en muchos años en esa acción de largo alcance.

La TFP hace su propia red de contactos

Cowan observa también como la TFP reunía temas morales y políticos durante el Concilio, en la década de 1960. Él muestra como el Dr. Plinio ya tejía su propria red de contactos y organizaciones en todo el mundo. Además, en la década anterior, el Dr. Plinio formó con las personas que lo rodeaban en una Comisión del Exterior, dedicándose a extender la mano a los derechistas de todo el mundo.

Así el autor describe como “la propia TFP brasileña actuó [..]. para crear una red transnacional de neoconservadurismo anticomunista que se sobrepuso y coordinó en el mismo trabajo personas como Weyrich y Blackwell. Como yo y otros explicamos en otras partes, la TFP proliferó geográficamente, estableciendo asociaciones en todo el mundo atlántico. Entretanto, tal vez aún lo más notable, la TFP cultivó y mantuvo relacionamientos con las organizaciones ‘extremistas’ y de la Nueva Derecha más activas de las décadas de 1980 y 1990, colocándose en el centro de los esfuerzos para promover tal cooperación”. Observemos que el afirma que la TFP está a TFP en el centro de esa red.

Una vez más, continúa describiendo estas acciones con sorprendente detalle. Cuenta cómo el Dr. Plinio envió a sus agentes a plantar semillas de Contrarrevolución en todo el mundo, uno de los más activos fue el Dr. Mario Navarro da Costa, representante de TFP en Washington. Otros también colaboraron en el trabajo de vincular a la TFP con conservadores de ideas afines en todo el mundo, incluso en países tan lejanos como Filipinas.

La TFP de América del Norte ha participado en la Marcha por la Vida en Washington durante décadas.

Intercambios y viajes

No sin razón, el autor también quedó impresionado por la actuación de otro brasileño. Escribe: “Por ejemplo, Carlos Eduardo Schaffer sirvió en la TFP en Canadá, Austria, Alemania y Lituania. Nacido en Curitiba en 1942, Schaffer se unió a TFP en 1961 y pasó décadas recaudando fondos, visibilidad y presencia de capítulo para la organización. A él, la TFP le atribuye sus sucursales canadienses y austriacas, que dirigió en los años setenta y noventa, respectivamente”.

Sobre las acciones de Plinio Corrêa de Oliveira en Estados Unidos, el autor enfatiza: “La TFP estadounidense se ha convertido en una de las ramas más fuertes y expresivas de la organización, sobreviviendo al gran cisma que sacudió a la TFP brasileña en los años noventa. Sucedió porque importantes personajes de Brasil visitaron y colaboraron con la dirección y bases de la TFP-USA ”.

También informa que a fines de 1971 otro miembro de la TPF brasileña recorrió 20 ciudades canadienses, dirigiéndose, en cada parada, a una multitud de 50 a 300 personas interesadas, finalizando su gira con un encuentro para casi 1,000 personas. Activo en los Estados Unidos, Canadá y Europa en las décadas de 1970 y 1980, el tefepista brasileño Nelson Ribeiro Fragelli dio conferencias en Nueva York, Boston, Los Ángeles, Miami, Toronto, Berlín, Baden y otros lugares.

En 2006, Fragelli se convirtió en presidente de la asociación italiana Luci Sull’Est y, junto con Luís Antonio Fragelli y Prince Bertrand, se convirtió en una presencia habitual en los eventos de TFP en los EE. UU. De hecho, en 1974, el ingeniero Luís Antonio Fragelli se mudó con su familia a los Estados Unidos, comenzando a servir a la TFP local.

Nombra los vínculos de la TFP con la Alianza Católica Italiana, con grupos en Francia y en toda Europa. También hay otros grupos, incluso internacionales, como la Liga Mundial Anticomunista, con la que la TFP ha mantenido contactos. Además de afirmar que la TFP “brindó un paraguas institucional para una constelación de actores de extrema derecha que encontraron una cálida acogida en el Brasil dictatorial y posdictatorial”. Así, el profesor estadounidense muestra el papel preponderante del Dr. Plinio en la formación de la derecha religiosa en todo el mundo.

Ideal que atrae. Papel de la leyenda

¿Cómo se las arregló la TFP para atraer tanta atención y volverse tan poderosa? Para Benjamín Cowan, fue la importancia que Plinio Corrêa de Oliveira le dio a las cuestiones religiosas y metafísicas. No basta con tener conexiones y vínculos con grupos conservadores en el escenario internacional. Se necesita el mensaje correcto y algo más profundo que los intereses políticos o financieros para atraer a la gente a una causa seria. El autor demuestra que la TFP presenta un ideal que atrae la opinión pública en Brasil, Estados Unidos y el mundo.

Y continúa explicando el secreto de la atracción ejercida por la TFP brasileña hasta el punto de ayudar a formar una derecha religiosa transnacional. El principal atractivo de la TFP es el mito, más concretamente el mito medieval. Atribuye este atractivo a nuestra capacidad para combatir "la desmitificación, desacralización o desmitificación" del mundo moderno y "el desmantelamiento de viejas jerarquías". Percibimos el vacío y “el duelo de un mundo sin misterio”. La base de la crisis actual —enseña la TFP— es el “deterioro del mito y la santidad”.

Aunque no lo dice directamente, los ideales de la TFP están contenidos en las soluciones presentadas por la Iglesia y el cristianismo medieval. Lo que atrae a la gente a la TFP son los temas desarrollados por el Dr. Plinio en las reuniones, habiendo incluso afirmado que necesitábamos sumergirnos en nuestro mito para ser fieles a nuestra vocación. Cowan describe cómo la TFP profundizó en su propio mito y así llamó la atención del mundo.

El profesor estadounidense continúa: “Juntos, estos agitadores brasileños de 'Nuestra Señora' (María en general, pero especialmente la Virgen de Fátima) buscaron un retorno a las tradiciones míticas de los caballeros andantes marianos, idolatrando las nociones medievales de combatividad, virilidad, y de una deidad palpable y maravillosa. Así, los ideólogos de la TFP, [junto a Sigaud y Mayer], buscaron promover una línea de conservadurismo católico que, al mismo tiempo, mantuviera rígidas jerarquías y preservara el misterio y el encanto divino”. Esto incluiría un sentido constante del poder sobrenatural y su presencia en la vida diaria.

La Edad Media “perfecta” sintetizó este orden ideal anclado en una cosmovisión que enfatizaba lo espiritual sobre lo material. Por supuesto, Cowan ve estas condiciones como algo negativo. La vida de gracia, “el misticismo y el sentido común de lo divino” son conceptos que no encajan con su mentalidad laical. De modo que tiende a descartar todo esto como nociones nostálgicas de un pasado sacro medieval. Sin embargo, reconoce que son puntos de atracción extremadamente poderosos. Muestra que la TFP no solo profundizó en su propio mito, sino que actuó consecuentemente con él, poniendo el mito en acción.

La TFP en cuanto espectáculo

Se refiere constantemente a las campañas callejeras de la TFP y sus características medievales. Ver, por ejemplo, la siguiente descripción: “La TFP hizo un espectáculo de pompa medieval, ganando fama en la década de 1960, y luego a través de extravagantes manifestaciones callejeras, cuando sus miembros vestían capas, túnicas, botas altas y otros elementos de un hábito diseñado por Oliveira para evocar las órdenes de caballería monástica y militar de la Edad Media”.

Para él, nada de esto es teatro, sino pura realidad. “Cuando los tefepistas deambulaban por las calles de São Paulo con trajes medievales, no lo hacían por puro amor a las Cruzadas o pompa, sino por el traje, el mantenimiento corporal y los símbolos eran importantes para su causa ". Así fue como la TFP ahondó en su propio mito y actuó en consecuencia.

¿Qué importancia tiene este mito? Aquí encontramos una de las conclusiones más interesantes del libro. El autor explica cómo este conservadurismo medieval penetró en las venas del conservadurismo liberal y económico clásico y cambió la naturaleza del debate. Se ha convertido en un polo hacia el que tienden a gravitar todos los temas conservadores, incluso cuando la gente no está de acuerdo en otros temas. El mito medieval, el deseo de un pasado cristiano glamoroso, se convirtió en el pegamento que lo mantenía todo unido.

Observa el Prof. Benjamín Cowan que entre los elementos de esta base del neoconservadurismo - actuando de una manera como el pegamento que une los elementos - estaba la fascinación por el misticismo y por un sentido cotidiano de lo divino, haciéndose eco de los anhelos de muchos católicos que buscaban un lugar. por la fe y el retorno a las formas culturales y religiosas de nuestros antepasados.

El anhelo por un pasado mitológico o glamoroso, ya sea llamado "religión de los viejos tiempos" o medievalismo, ha unido a derechistas de confesiones y nacionalidades que desmienten las explicaciones actuales de que la Nueva Derecha se generó en los EE. UU. Y se limitó en gran medida a eventos y actores locales en este país. Tanto en Brasil como en Estados Unidos, estas nostalgias reforzaron e incluso transformaron las opiniones de los conservadores sobre su papel político y social.

El autor señala que incluso los evangélicos contradecían sus doctrinas al abrazar este poderoso mito de “un moralismo del pasado”. Al mismo tiempo, los conservadores católicos “compartían este moralismo y lo asociaban con los sueños de revitalizar la cultura y la teocracia medievales. […] Así, los trajes que Plinio Corrêa de Oliveira diseñó para la TFP en la década de 1960 pretendían evocar simbólicamente el antiguo misticismo que otros católicos conservadores también buscaban revitalizar en Brasil, pero la TFP también actuó a favor de una restauración más directa. del misterio y lo maravilloso”.

El Dr. Plinio, de rodillas en el centro, venera la Imagen Peregrina de Nuestra Señora de Fátima, en mayo de 1973

Fundamental papel de los símbolos

Y continúa informando cómo la TFP está a la vanguardia de la difusión de este mito: “Sin duda, sin embargo, el ejemplo por excelencia del medievalismo como inspiración y expresión reside en la TFP a nivel mundial y en sus encarnaciones nacionales. En Brasil, la TFP se hizo famosa por su pompa de inspiración medieval, con disfraces, capas, pancartas y desfiles. En la década de 1970, la organización atrajo la atención de la prensa por su reclutamiento de jóvenes que vivían en común en residencias monásticas y, al menos ocasionalmente, vestían trajes medievales”.

El mito medieval fue un componente clave de este cambio. El anti-igualitarismo fue un componente paralelo. El autor menciona que el deseo de conectar con un pasado caballeresco hace que las personas tiendan hacia una sociedad jerárquica y antigualitaria. Y afirma que, "una vez más, la TFP lideró la clase en este asunto, como quedó claro con el libro [del Dr. Plinio] 'Nobleza y Elites Tradicionales Análogas', publicado en inglés, español, portugués y alemán".  

“Sin duda, sin embargo, el ejemplo por excelencia del medievalismo como inspiración y expresión se encuentra en la TFP a nivel mundial y en sus encarnaciones nacionales. En Brasil, la TFP se hizo famosa por su pompa de inspiración medieval, con disfraces, portadas, pancartas y desfiles”. Profe. Benjamín Cowan

Brasil y su vínculo con la cristiandad medieval

Otro punto muy peculiar del libro de Cowan es su explicación de por qué Brasil fue el centro de este movimiento medievalista y no Estados Unidos. La explicación dada es que la mayoría de los estudiosos afirman que el esfuerzo por "recuperar un pasado mítico y premoderno" provino de los conservadores estadounidenses. Sin embargo, debido a la ruptura provocada por el protestantismo, Estados Unidos perdió su vínculo con el pasado medieval.

Así, Brasil, al poseer este enlace, logró transmitirlo a Estados Unidos. En otras palabras, el Dr. Plinio habría proporcionado el punto de contacto con la Edad Media que satisface los anhelos del alma estadounidense por las cosas medievales, facilitando un retorno al orden para los Estados Unidos.

El libro termina con una advertencia a la izquierda, es decir, no minimices el poder de la derecha. Y tiene razón: entre los estudiosos de la izquierda hay una tendencia a considerar a la derecha como desorganizada, desarticulada y débil. Ahora bien, esto no es cierto. El mito de los conservadores es muy fuerte, y si los de izquierda lo ignoramos, será bajo nuestro propio riesgo.

¡Cuidado con la TFP!

Por eso hace su advertencia: “El análisis de los activistas cristianos conservadores en contextos internacionales los describe como 'algo inexpertos' en términos de organización, en el sentido de que son superados por opositores progresistas e incapaces de formular estrategias y mensajes efectivos. Sin duda, esto ha sido cierto en algunos de los casos examinados por perspicaces académicos del conservadurismo, (sin embargo) parece que vale la pena reconsiderar esta noción a la luz de los asiduos esfuerzos de individuos como Weyrich y Oliveira y organizaciones como la TFP y Coetus para promover y compartir sus tácticas. y experiencias”.

Para nosotros, esta advertencia es muy reconfortante, ya que el autor admite que, en el caso de la TFP, los hijos de la luz son más astutos que los hijos de las tinieblas. El Dr. Plinio habría logrado, en puntos cruciales, contradecir la máxima que dice lo contrario. Por eso, al final de este artículo, extiendo un homenaje filial a tu sabiduría y fidelidad.

Hemos visto cómo nuestra acción tiene repercusiones, aunque no la veamos, porque la otra parte las ve. Somos parte de esta acción masiva que vive en leyenda. Este profesor estadounidense cuenta cómo nos dimos a conocer por nuestras campañas, sin que los medios nos hubieran cubierto. Y que nuestros esfuerzos cambiaron la naturaleza del debate, aunque nadie nos invitó a hablar.

También hemos visto que el enemigo nos está mirando y conociendo la historia de la TFP, quizás mejor que algunos de nosotros. Llama la atención el hecho de que el autor haya mostrado una historia impecable. Autores como el Prof. Cowan no encontró nada ilegal o inmoral en nuestra acción, y ciertamente no fue por falta de voluntad.

Si hubiera encontrado algo mal, lo habría informado. A pesar de los lamentos, vivimos nuestro mito. A pesar de las apariencias en contrario, vivimos en un gran mito que está cambiando el curso de la historia aquí y ahora. Creemos esto, pero, Oh Madre de Misericordia, ¡ayúdanos en nuestra incredulidad!

____________

* Fuente: Revista Catolicismo, Novembro/2021, Nº 851

* John Horvat es vicepresidente de la American TFP, autor del best-seller “Return to Order”, en el que muestra cómo escapar de las garras de la sociedad basada únicamente en el materialismo productivista y la intemperancia frenética, opuesta a los altos ideales medievales.

Traducido por Luis Fernando de Zayas y Arancibia.


Bookmark and Share