Plinio Corrêa de Oliveira

 

EL REINO DE MARÍA,

REALIZACIÓN DEL MUNDO MEJOR

 

"Catolicismo" Nº 55, Julio de 1955

  Bookmark and Share

A D V E R T E N C I A

“Católico apostólico romano, el autor de este texto se somete con filial ardor a las enseñanzas tradicionales de la Santa Iglesia. No obstante, si por lapso, algo en él hubiera en desacuerdo con dichas enseñanzas, desde ya y categóricamente lo rechaza”.

Las palabras “Revolución” y “Contra-Revolución”, son aquí empleadas en el sentido que se les da en el libro “Revolución y Contra-Revolución”, cuya primera edición apareció publicada en el número 100 de la revista “Catolicismo”, en abril de 1959.

 

El XXXVI Congreso Eucarístico Internacional que se celebrará este mes en Río de Janeiro será una admirable expresión de fuerza religiosa. Esto es lo que ya se puede prever sobre la base del inusual éxito de los Congresos locales que, por iniciativa de los respectivos Prelados, han tenido lugar en las diversas diócesis de nuestro inmenso territorio.

Vista de la Misa de Clausura del XXXVI Congreso Eucaristico

en Rio de Janeiro

Han sido de las mismas proporciones que las esperadas para el próximo Congreso los que lo precedieron en otros países. El XXXV Congreso Eucarístico Internacional de Barcelona, por ejemplo, fue una apoteosis que emocionó a todo el orbe católico.

Esto demuestra que, en nuestros días, en las profundidades de las masas humanas de Brasil y del mundo entero, sopla un poderoso anhelo de una existencia más espiritual, más digna, más ordenada. Los católicos saben que tal anhelo no se puede cumplir excepto por el reinado social de nuestro Señor Jesucristo. Y así se vuelven al Santísimo Sacramento, con todo el ímpetu de sus anhelos, de su esperanza, de su adoración.

Pero la devoción al Santísimo Sacramento no puede desvincularse de otros dos elementos esenciales de la piedad cristiana, es decir, la devoción a Nuestra Señora y a la Sagrada Jerarquía.

La Basílica Nacional de Nuestra Señora Aparecida será muy visitada en esta ocasión, y es natural. Porque la Eucaristía enciende en todo corazón la llama de la devoción mariana. Y la Sagrada Jerarquía será objeto de las manifestaciones más vívidas de respeto y amor. Porque si Jesús está realmente presente en el Sacramento del Altar, está representado en la tierra por la Sagrada Jerarquía. Así, los ojos de los fieles se entregan en estos días con un amor especial, por sus pastores, por todo el venerando episcopado nacional, por los tres eminentes Purpurados que, en las filas de este refulgen, los Emmos. Revmos. Sr. D. Carlos Carmelo de Vasconcelos Mota, Arzobispo de São Paulo, D. Jaime de Barros Cámara, Arzobispo de Río de Janeiro bajo cuya égida y mediante cuyo impulso eficiente y fructífero se llevará a cabo el Congreso, y D. Augusto Álvaro da Silva, Arzobispo de S. Salvador de Bahía y Primado de Brasil.

Pero la Sagrada Jerarquía tendrá una representación aún más amplia entre nosotros, por la presencia de tantos cardenales, arzobispos y obispos. Para todos ellos se volverá el ardor de nuestro entusiasmo y el homenaje de nuestra veneración.

Don Bento Aloisi Masella

Sin embargo, es en una persona que estos sentimientos culminarán, es decir, en el Emmo. Revmo. Sr. Cardenal Legado, Don Bento Aloisi Masella, augusto y generoso amigo de Brasil, que representará entre nosotros a la Persona sagrada, la autoridad suprema, el ascendiente moral incomparable del Vicario de Jesucristo, el Santo Padre Pío XII, gloriosamente reinante.

El Sumo Pontífice auscultó profundamente el anhelo de las multitudes, sintió bien lo mucho que aspiran a un nuevo orden, y los llamó a la realización de este nuevo orden, el Mundo Mejor [1].

Ahora, la esencia de la idea del Mundo Mejor es la realeza de Nuestro Señor Jesucristo. Y la realeza de Nuestro Señor Jesucristo es la realeza de María.

Por lo tanto, queremos en esta edición [de “Catolicismo”] [2] seguir  con el estudio de la figura de un santo que Pío XII elevó al honor de los altares, que fue a un tiempo profeta del Reino de María y, en cierto sentido, mártir en pro de este Reino. Es San Luis María Grignion de Montfort.

San Luis Grignion de Montfort deposita el “Tratado” a los pies de Nuestra Señora (Iglesia de los Montfortanos en Roma)

S. Luiz Maria Grignion de Montfort nació en 1673 y murió en 1716. Durante los 43 años de su existencia Europa vivió la última fase de una de sus épocas más brillantes. El Ancien Régime pasaba por un período de gran estabilidad, que se rompió sólo en 1789 con la Revolución “abruptamente” desatada en Francia. Considerando sino en la superficie las cosas, dos fuerzas parecían principalmente aseguradas de un futuro tranquilo y glorioso, la Religión y la Monarquía, garantidas una y otra por el firme pulso de los Borbones y de los Habsburgos que entonces gobernaban casi todo el orbe católico. De esa sensación de espléndida seguridad participaban no solo Reyes, príncipes y nobles como también muchos obispos, teólogos y superiores religiosos. Una atmósfera de distensión triunfante había ganado sobre todo a Francia, ciertamente puesta a prueba por los reveses militares del atardecer de Luis XIV, pero compensada en gran medida por la estabilidad de las instituciones, la riqueza natural del país, el brillo de su atmósfera cultural y social, y el ”douceur de vivre” en el que estaba como que inmersa la existencia cotidiana.

Es de imaginar, por lo tanto, que sorpresa, que extrañeza, que desprecio ciertas grandes personalidades experimentaron al saber que, en lo profundo de Bretaña, el Poitou y los Aunis, un oscuro Sacerdote, llamado Luis Grignion de Montfort de elocuencia arrebatadora pero popular, agitaba las ciudades y los campos, prediciendo para Francia un terrible y extraño porvenir. Un eco expresivo de estas predicciones lo encontramos en estas ardientes palabras de su Oración pidiendo a Dios misioneros para su Compañía [N.C.: También conocida como "Oración Abrasada"]:

“Violada está vuestra divina ley”; despreciado vuestro evangelio; abandonada vuestra Religión; torrentes de iniquidad inundan toda la tierra y arrastran a vuestros mismos siervos. Desolatione desolata est omnis terra;  la impiedad se asienta en un trono, vuestro santuario es profanado, y la abominación está en el mismo lugar santo. ¿Lo dejaréis todo así abandonado, justo Señor, Dios de las venganzas? ¿Todo llegará a ser como Sodoma y Gomorra? ¿Os callaréis, siempre?”

“Ved, Señor, Dios de los ejércitos, como !los capitanes forman escuadrones completos, los potentados levantan grandes ejércitos, los navegantes equipan flotas enteras, los mercaderes acuden en gran número a ferias y mercados!

“¡Cuántos ladrones, impíos, borrachos y libertinos se juntan contra Vos todos los días tan presto y tan fácilmente! Un simple silbido, un toque de tambor, una daga embotada que muestran, un ramo seco de laurel que prometen, un pedazo de tierra amarilla o blanca que ofrecen, en tres palabras: el deseo de un honor fugaz, de un miserable interés, de un mezquino placer sensual, reúne en un instante a los bandidos, ayunta los soldados, congrega los batallones, convoca los mercaderes, llena las casas y los mercados y cubre tierra y mar con una turba-multa de réprobos, que, siendo divididos entre sí o por la distancia de lugares, o por la diversidad de genios, o por los intereses opuestos, se unen sin embargo hasta la muerte para haceros la guerra bajo el estandarte y el mando del demonio”.

“¡Ah! permitidme decir a voces por doquiera: ¡fuego! ¡fuego! ¡fuego! ¡socorro! ¡socorro! ¡socorro! ¡Fuego en la casa de Dios! ¡fuego en las almas! ¡fuego hasta en el mismo santuario! ¡Socorro para vuestro hermano que lo asesinan! ¡socorro para nuestros hijos que van degollando! ¡socorro para nuestro buen Padre que están apuñalando!”

*   *   *

Ahora, entre tantos estadistas triunfantes, entre tantos Prelados optimistas, nadie tuvo la visión clara y profunda de San Luis María. Detrás de las apariencias de espléndida tranquilidad del mundo de la época, una sed devoradora de placer, un naturalismo creciente, una tendencia cada vez más pronunciada de dominio del Estado sobre la Iglesia, de lo profano sobre lo religioso, la efervescencia del galicanismo, del jansenismo, la acción corrosiva del cartesianismo, preparaban los espíritus para inmensas transformaciones. Aún en vida de San Luis María nacieron Voltaire y Rousseau. Antes de terminar el siglo las órdenes religiosas estaban cerradas en Francia, los obispos fieles a Roma expulsados, una actriz era adorada como la diosa Razón en Notre Dame. En la guillotina, la sangre de los mártires fluía abundantemente. Y si la historia no puede dejar de ser severa con aquellos que no previeron la tormenta, no puede rehusar su homenaje al hombre de Dios que tan clarividente se mostró.

¿Cuáles son las virtudes que están en la base de tan excepcional clarividencia?

*   *   *

En primer lugar, un gran celo, un amor implacable a la verdad.

Cuando uno ama la fe, cuando uno desea tener ambos pies bien clavados en la realidad objetiva, cuando las ilusiones y quimeras son odiadas, la inteligencia no se sacia con ver las cosas superficial o fragmentariamente, y la voluntad no se contenta con esfuerzos esporádicos en momentos de fervor. Un católico que ama verdaderamente a la Iglesia quiere saber cuáles son los grandes intereses esenciales de esta, y los distingue de los intereses secundarios. El nivel de la moralidad pública y privada, la conformidad de las leyes, instituciones y costumbres con la doctrina católica, las tendencias implícitas o explícitas del pensamiento en las diversas capas sociales y especialmente en la clase culta, la intensidad de la vida religiosa, la devoción de los fieles a la Sagrada Eucaristía, a Nuestra Señora y al Papa, su amor por la doctrina ortodoxa, su odio a las herejías, a las sectas, a todo cuanto pueda macular la pureza de la Fe y de las costumbres, estas son algunas de las cosas más esenciales para la vida religiosa de un pueblo. Para su vida religiosa y, pues, para su vida moral. Para su vida moral y como resultado para toda tu vida temporal. Sin embargo, el progreso o la disminución de estos asuntos rara vez se manifiesta por hechos muy perceptibles. En general, se traduce en síntomas discretos pero típicos, que requieren mucha atención para darse cuenta, mucho discernimiento para interpretar, mucho tacto para alentar o reprimir.

LO QUE LOS ESPÍRITUS POCO CELOSOS NO VEÍAN

En la época de San Luis María, los espíritus superficiales veían de otro modo las cosas en toda Europa. Las vocaciones sacerdotales y religiosas eran numerosas: esto era suficiente para ellos, y se les daba poca formación y selección. Las iglesias, abundantes y ricas, las fiestas eclesiásticas brillantes: poco les daba de saber si el arte religioso en estas iglesias estaba infectado por inspiraciones profanas, tan típicas del siglo, si estas fiestas eran sólo exterioridad o si realmente elevaban las almas a Dios. Los titulares del poder daban muestras de fe: poco les daba saber si esta fe era activa e informaba cómo se llevaban a cabo las riendas del Estado y de la sociedad. Había una censura contra los libros inmorales o heréticos, y en principio toda la enseñanza era estrictamente católica: poco se les daba saber si la censura realmente filtraba la herejía, o si en lo íntimo de lo que se imprimía o en las universidades se enseñaba, había algún germen implícito de error.

EL COMODISMO, FUENTE DE CEGUERA

Ver todo esto requiere mucho trabajo supone mucha seriedad de espíritu, requiere dedicación, expone a luchas, crea el riesgo de sacrificar amistades.

¡Cuánto más gozosa es la postura de los espíritus superficiales! Uno tiene el “derecho” a dormir bien, a vivir alegremente, en armonía con todos. Los católicos nos aplauden porque somos suyos. Los no católicos nos aplauden porque no hemos creado ningún obstáculo a sus tramas y progresos. Y así transcurren las generaciones de los despreocupados, mientras que los problemas empeoran, las crisis se intensifican y las catástrofes se acercan. Algunos mueren en sus camas, y tienen un terrible susto cuando ven que el Cielo no es de los de su congerie. Otros son sorprendidos por una Revolución como la de 1789.

FEROZ INTRANSIGENCIA DE LOS DESPREOCUPADOS

Si hay un hombre que no cometió el pecado de la despreocupación, este fue San Luis María. Lo vio todo. Sus palabras, que transcribimos, son una imagen completa de las realidades religioso-morales de Francia y Europa de su tiempo. Por supuesto que no fue el único que vio estos problemas. No sabemos quién en su país los haya visto tan completamente. Menos raros eran aquellos que los veían sólo fragmentariamente. Pero el gran número —y entre estos la mayoría de las personas más responsables— no vio nada. En 1789, la crisis ya era irremediable. Estos son los frutos de la imprevisión...

Jacques Cathelinaux - “Saint de l'Anjou”

Premier Généralissime de la Grande Armée Catholique et Royale

El imprevisor tiene un punto doloroso en el alma. Es como el sibarita acostado en un lecho de rosas, pero terriblemente molesto por un pétalo doblado. Este punto dolorido es la convicción que le asalta de tiempo en tiempo, pero profundamente, de que el en la vida juega un papel, pero no cumple una misión.

El que se topa con este punto dolorido es el hombre previsor. Porque tiene por deber prevenir, sacudir, despertar. Advierte de todos los modos, por su actitud firme, por su razonamiento de hierro, por su grave porte. Y es por eso que el imprevisor lo odia. Lo odia y lucha contra él. Pelea con él de dos maneras. Primero, por el aislamiento. Pero los hombres previsores tienen imanes, y no hay nadie que los aísle. Entonces viene la difamación, el ostracismo, la persecución declarada. Contra San Luis María estas armas fueron empleadas. Lo terrible es que con esto tomó una aureola de mártir, subió la escalera de la santidad, y se hizo invencible.

Cuando en 1789 la inundación se llevaba todo por delante y los imprevisores lloraban, transigían, huían o morían, ella solo encontró por delante un obstáculo. Fue la Chouannerie, flor caballeresca y santa, que nació del apostolado de San Luis María. Estos son los premios de la previsión.

PREVIDENCIA NO ES PESIMISMO

Ahora bien, este santo admirablemente previdente, que previó acontecimientos tan terribles, estaba lejos de ser un pesimista, entendida esta palabra en el sentido de la obstinación enfermiza en sólo ver las cosas por su lado malo.

Estos son los días que prevé en su oración, para después de la gran crisis que llegó hoy a su paroxismo:

“¿Cuándo vendrá ese diluvio de fuego del puro amor puro, que debéis encender en toda la tierra, de una manera tan dulce y vehemente que abrasará y convertirá todas las naciones: los turcos, los idólatras y aún los mismos judíos? Non est qui se abscondat a calore ejus” .

“Accendatur: Enciéndase ese fuego divino que Jesucristo vino a traer a la tierra, antes de que encendáis el de vuestra cólera, que ha de reducir el universo a cenizas. Emitte Spiritum tuum, et creabuntur, et renovabis faciem terrae.  Enviad a la tierra a ese Espíritu que es todo fuego para formar sacerdotes llenos de fuego, por cuyo ministerio sea renovada la faz de la tierra, y reformada vuestra Iglesia”.

Es para apresurar la llegada de estos días, que en el curso de este Congreso debemos rezar ardientemente al SSmo. Sacramento, en unión con Aquella que es la omnipotencia suplicante, la Santísima Virgen María. Veremos en otro artículo los horizontes que la oración de San Luis María abre para los que viven en el anhelo del Reino de Nuestra Señora.


Notas

[1] Aquí el Prof. Plinio se refiere a la Exhortación apostólica de Pío XII, "Por un Mundo Mejor", de 10 de febrero de 1952.

[2] El primer artículo de esta serie fue publicado en el No. 53, de mayo de 1955, bajo el título “Doctor, Profeta y Apóstol en la crisis contemporánea”.